Exactamente lo que has leído

Un gato recorre más de 1.200 kilómetros, desde la Provenza a Normandía, para volver a su casa

 

 

C

uando Dan Bouchery recibió la llamada de una veterinaria local, no daba crédito. Al otro lado del teléfono le confirmaban que habían encontrado un gato cuyo microchip era el de Cookie, su gato perdido.

Hacía ya un año que Dan había pasado tres meses de vacaciones en el sur de Francia, en el mediterraneo y la Costa Azul. Pero un bien día, mientras disfrutaba de su estancia en un hotel de la ciudad costera de Grasse, se despistó de su Cookie. Presa de los nervios pegó carteles por toda la zona… y esperó. Pero pasaban los días sin noticias del gato, así que a la señora Bouchery llegó incluso a colocar un anuncio de busqueda en el periódico local Nice Matin. Finalmente tuvo que rendirse y regresar a su casa sabiendo que jamás volvería a acompañarle Cookie.

El día que se dirigió a recogerlo a la veterinaria, Dan no las tenía todas consigo, después de todo era absolutamente imposible que se tratase de su gato. Ella vivía en Calvados, un pueblo cercano a las playas de Normadía, en el Atlántico. En la otra punta del país.

¿Qué gato puede recorrer 1.200 km?

Pronto saldría de dudas. “Estaba muy sucio, flaco y con muy mal aspecto”. Pero era él sin dudas. Lo reconoció al instante. Dan no salía de su asombro mientras comentaba “creo que volvió guiándose por las estrellas, caminando de noche, y durmiendo de día. Es un gato extraordinario. Estoy deslumbrada por como lo hizo. Lo admiro”. Éste, es un caso muy parecido al del perro que cruzó una ciudad entera, en Estados Unidos, para visitar a su dueña en el hospital.

Fuente: The Local FR

error: Si lo copias. Al menos ten la cortesía de citar la fuente. Gracias!!

Pin It on Pinterest

Share This