L

a semana pasada se conocía la sentencia que el magistrado le imponía a  Sheridan Greer, de 23 años, por el cruel asesinato de sus dos perros terrier Staffordshire Bull así como el intento de lo mismo con sus dos gatos.

Los hechos ocurrieron en Burnley, Lancashire (Inglaterra). La hoy condenada, tras una ruptura sentimental, decidió abandonar la casa donde residía dejando abandonados allí a sus dos perros ,Patch y Duque (de doce y dieciocho meses de edad), así como a dos gatos también de su propiedad.

Fueron los vecinos y los profesores del colegio de su hija, los que dieron la alarma de que algo extraño estaba pasando, después de que la pequeña llevara dos semanas sin acudir a clase. Cuando miraron a través de la regilla del buzón pudieron observar las heces diseminadas por todo el pasillo, así como un olor insoportable.

Tras forzar la policía la entrada, temiendo que les hubiera pasado algo a ambas, descubrieron la macabra escena. Sheridan Greer había dejado morir a sus dos perros de hambre y sed, tirando posteriormente los cadáveres en el patio trasero de la vivienda. Los gatos tuvieron más suerte y pudieron resistir la agonía de esas dos semanas, aunque su salud es delicada.

patio trasero Sheridan

Patio donde fueron encontrados los cuerpos de los perros

Tras realizar la autopsia a los perros, se mostró que ambos pesaban 11 kilos cuando murieron, un 20 por ciento menos de su peso normal, encontrando incluso en su aparato digestivo trapos que debieron de comer,  ante la acuciante hambre a la que fueron sometidos. En la cocina donde fueron encerrados se podía ver, según declaraciones de los testigos, latas de comida vacías  que habían sido mordidas  por ambos.

Tras su detención, confesó que los había dejado encerrados sin comida ni agua y que solo acudió dos semanas después a retirar los cadáveres al patio. Según su declaración, afirmó no poder hacerse cargo del sustento de los cuatro pero en ningún momento llamó a ninguna protectora para que se hicieran cargo de los mismos.

El magistrado ante el agravante de abandono intencionado ha decidido sentenciarla a 18 semanas de cárcel. Además deberá pagar una multa 200 £ libras y un recargo por víctima £ 80 libras y se le prohibió expresamente tener mascotas por vida.

 

Hemos decidido omitir las fotografías de los perros fallecidos por la dureza de las imágenes. La foto del patio es donde se encontraron entre bolsas de basura
 

Fuente: Maily News

 

error: Si lo copias. Al menos ten la cortesía de citar la fuente. Gracias!!

Pin It on Pinterest

Share This