E

n este mundo aún existen personas que dan su vida por sus peludos y sino que se lo pregunten a Kike. Su historia rebasa las barreras del amor incondicional, de ese que se da sin esperar nada a cambio y que te llena totalmente el alma.

En el año 2011 Kike se vió obligado a dejar su trabajo para cuidar de sus padres, ya mayores. Tras el fallecimiento de ambos, en el mes de Julio, y ante la imposibilidad de hacerse cargo de los gastos de la vivienda por falta de recursos, de la noche a la mañana se encontró de patitas en la calle.

Con Kike convivían dos peludas, sus hijas como las llama él, que en la actualidad tienen 14 y 18 años, lo que hizo que su situación ya de por si complicada acabara de empeorar, pues en los albergues no admitían perros. Incluso el personal de servicios sociales llegó a proponerle una vivienda de alquiler pero debía abandonar a sus pequeñas.

Según nos relata Kike, “fueron momentos muy duros, porque vivir en la calle no es fácil pero ambas son mi familia y donde ellas estén estaré yo”.

De esta manera pasaron Kike, Noa y Luna cuatro meses en la calle sin más techo que las estrellas hasta que pudo finalmente alquilar un piso gracias a una pequeña paga que le concedieron, por una enfermedad crónica que padece.

Hoy viven los tres tan felices en Madrid como la familia que son. Atrás quedaron esos duros y malos momentos que demostraron que el amor, si es de verdad, hace que las familias permanezcan unidas sea cual sea la dificultad que la vida te depare.

Este es Kike y así nos lo recuerda en su muro de Facebook:

Kike

El ser humano deja de serlo cuando pierde la dignidad y sus valores.
Deja de serlo cuando levanta la mano, cuando maltrata y más cuando asesina.
El ser humano deja de serlo y se convierte en demonio cuando se inclina a la violencia, a la falta de respeto, a la intolerancia.
El ser humano pierde todo y se convierte en despojo, cuando en su cerebro no cabe más que la maldad…

 

 

Fuente: CocoDiseño

Noticia aportada por nuestra seguidora: Sandy Marin

error: Si lo copias. Al menos ten la cortesía de citar la fuente. Gracias!!

Pin It on Pinterest

Share This