S

i ya nos sorprendieron historias como la del gato australiano Ozzie que apareció en Irlanda del Norte, o la de Cookie que atravesó toda Francia para regresa a casa, el alucinante viaje de la gata Pickford os dejará de piedra.

Un barco carguero en el puerto de Chipre. Hasta ahí todo normal, pero como a veces suele pasar, se ha colado un polizón. En este caso una polizona y muy peluda.

Esta intrépida gatita de cuatro años decidió colarse en uno de los contenedores de la empresa de mudanzas Pickford que se estaban cargando en el puerto de Limassol, Chipre en el mes de febrero, con dirección a Reino Unido.

Lo impresionante del viaje, es que tuvo una duración de tres semanas con escala en Haifa (Israel), Amberes (Bélgica), Bremerhaven (Alemania) y Rótterdam (Países Bajos), antes de llegar a su destino final en el condado de Bedfordshire, Reino Unido. Durante los cuales la pequeña gatita no bebió ni comió nada.

Según los responsables de la empresa Bayton Lodge, Lorraine y Dale Grove, donde pasó la cuarentena, “cuando llegó estaba en muy malas condiciones, pensamos que ha sobrevivido lamiendo la condensación en las paredes del contenedor“, relataba Lorraine. “Ella estaba muy delgada, deshidratada y su piel estaba seca como la paja“.

Por suerte se recuperó por completo durante su período de cuarentena, fue vacunada contra la rabia y le pusieron el microhip. La empresa de mudanzas Pickford, corrió con todos los gastos y bautizó a la pequeña con el nombre de Miss Pickford.

Es una gata muy especial que ha sobrevivido a una terrible experiencia agotadora“, explicaba Sayid Sarah Whitmore, Subgerente en el Centro de Adopción de Birmingham. “Ella es bastante tímida y retraída, así que tenemos la esperanza de encontrarle un hogar tranquilo en la zona de Birmingham, con un dueño que puede ayudarla a superar el trauma del viaje”.

Fuente: Birminghammail.co.uk

 

 

Pin It on Pinterest

Share This
error: Si lo copias. Al menos ten la cortesía de citar la fuente. Gracias!!