L

a cuenta de Instagram de esta gatita ya cuenta con más de 18.400 seguidores. Pero que hace tan especial a Matilda?

Corría del día de San Valentín de 2013 cuando esta preciosidad vino al mundo en una pequeña ciudad y fue recogida por una sociedad de rescate. Cuando fue adoptada y ya cumplidas las doce semanas, sus propietarios decían que era encantadora y nada miedosa, pues la familia ya tenía un perro diez veces más grande que ella. “Ella se sentó en el sofá y desde entonces se hizo la dueña del lugar mientras su perruno compañero gemía en el suelo. Ella siempre ha sido la jefa”, narra la familia.

Sus propietarios con el paso del tiempo llegaron a pensar que Matilda era bizca, lo que le valió el apodo de Quasimodo, pero la sorpresa llegó después de cumplir su primer año de vida, cuando un día sin motivo aparente su pupila derecha se agrandó hasta cubrir todo el ojo durante unos minutos.

Después de este incidente sus propietarios decidieron llevarla a su veterinario, pero al llegar todo había vuelto a la normalidad. No obstante, el veterinario sugirió que la gatita fuera revisada por el oftalmólogo el cual le diagnosticó leucemia felina. No conformes con el diagnóstico, decidieron seguir investigando pues una segunda prueba posterior había dado negativa y esto hizo que se pusieran en contacto con la sociedad de rescate, para ver si a los hermanos de Matilda les había ocurrido lo mismo.

La sorpresa fue que dicha sociedad se había trasladado pero tras varías pesquisas consiguieron descubrir que dos de los hermanos de Matilda habían sufrido el mismo problema en el ojo. De regreso a un nuevo oftalmólogo y multitud de pruebas, el diagnostico nuevo era que Matilda padecía una luxación espontánea del cristalino al igual que sus hermanos.

La cirugía es una de las opciones que le quedaba, pero tras el fracaso en la operación de una de sus hermanas, la familia decidió no someterla a la intervención para extirparle las lentes, dado que su trastorno genético ocasiona una deficiencia de colágeno y no garantiza que se arregle nada.

“Los días mas difíciles son cuando su retina se agranda pues tiene dolor. Nosotros le suministramos las gotas que le ha recetado el oftalmólogo pero es la lucha diaria que nos queda con ella. Es un miembro de la familia y estaremos ahí para lo que nos necesite”, argumenta la familia.

Fuente: http://www.aliencatmatilda.com

 

error: Si lo copias. Al menos ten la cortesía de citar la fuente. Gracias!!

Pin It on Pinterest

Share This