Sabe un perro atender a semáforos, coches y puertas automáticas?

Sí ya. Y coger ascensores si te parece…

 

Pues esta perrita de la que te voy a hablar tan sólo se equivocó de ascensor

Anda ya!

 

No te lo crees? Conoce la historia de Sissy

 

E

sta Schanuzer en miniatura ha batido muchos records. Hace unos días decidio que se iba de casa a visitar a su dueña, Nancy Franck, que estaba siendo operada de cáncer en un hospital de la ciudad, emulando así las hazañas de Cookie (una gata que cruzó media Francia). El problema es que el centro médico está situado a más de veinte manzanas de distancia… muchos semáforos, calles, esquinas, edificios, puertas, vehiculos, gente, ruídos… y asfalto. Lo logró?

Para cuando Dale, el marido de Nancy, se percató de su desaparición habían pasado probablemente varias horas. Desesperado comenzó a buscarla por todo el barrio. Fué entonces cuando sonó su móvil. Habían localizado a su perrita.

Al otro lado de la línea se hallaba Samantha Conrad, la jefa de seguridad del Mercy Medical Center (Iowa, USA) donde habían ingresado a su mujer dos semanas antes. Dale no daba crédito. Al parecer la habían descubierto a través de las cámaras de seguridad, cruzando las puertas automáticas y cruzando el hall principal. Cuando se acercaron ya se encontraba delante de las puertas de los ascensores, indecisa… no sabía cual tenía que coger. Habría acertado?

Nunca lo sabremos porque fue interceptada antes. Pero como recompensa, las autoridades del hospital hicieron una excepción y decidieron dejar que Sissy finalmente pudiera ver a Nancy en su habitación. “Esta historia nos ha tocado el corazón. Sabemos de la importancia que los amigos y las familias tienen en los procesos de curación”, comentó la directora del hospital.

Fuente: Kcrg (ABC)

error: Si lo copias. Al menos ten la cortesía de citar la fuente. Gracias!!

Pin It on Pinterest

Share This